Un energúmeno contra Rajoy

ScreenShot

Secuencia del vídeo de la agresión que ha publicado el Diario de Pontevedra.

Todo lo que los profesores intentamos hacer se viene abajo en días como hoy. El presidente del gobierno, agredido. Pero hay otras cosas que forman parte del mismo grupo de conductas: los parques, cada mañana, llenos de botellas de vodka y whisky vacías o estalladas; las salidas de las oficinas, franqueadas por ceniceros rebosantes; los asientos del metro, con el tapiz rajado; cualquier pared, pintarrajeada por grafiteros; el vocabulario, soez y bajuno.

A mí todo esto me deprime. Revela desprecio por las cosas comunes. También incontenida violencia y falta de respeto. Altanería propia de quien no sabe casi nada, pero va por el mundo ‘pisando fuerte’. Ignorancia. Estupidez. Incapacidad para dar a la vida un sentido noble.

Al contrario de lo que dijo Wert, el ex ministro de Educación, no se necesitan más clases de inglés ni de matemáticas. Se necesitan clases prácticas de urbanidad y buenos modales; y para los gamberros, condenas consistentes en labores sociales.

Anuncios

Chola, ahora, en la refacción

En Venezuela hay dos grupos de periódicos: los que se atreven a informar sobre la situación real del país, que son muy pocos, y los que están en Babia e informan sobre lo que allí sucede. Ambos sufren censura y restricciones de papel: tanto monta…

ScreenShot

 Últimas Noticias pertenece al grupo chavista o maduresco de las flores en el campo —en vez de «colas para comprar mantequilla»— y del por qué no vamos a cazar mariposas —en vez de «nuevo asesinato en Táchira»—. Chola —o prisa—, dice el titular, en la refacción —o reforma, arreglo de edificios— del Barrio Tricolor de Ciudad Guyana. Seguramente: Maduro sabe lo que hace antes de las elecciones del 6 de diciembre.

(Facebook, 22 / noviembre / 2015)

Mariano Rajoy en Clan

12301565_10207136737033584_1529319132651424271_n

Hilarante composición publicada hace unos días por el tuitero BobEstropajo en un alarde de ingeniosidad.

No es muy sorprendente que el presidente del gobierno Mariano Rajoy no quiera asistir un debate televisado antes de las próximas elecciones; la mentalidad de funcionario gris es así: perezosa para todo lo que sea dar la cara y explicarse. Realmente, hemos pasado de un presidente tan vacuo como Zapatero, cuyas ignorancias abisales no le disuadían de comparecer en televisión a cada poco, a otro, Rajoy, que hace todo lo posible por esconderse detrás de la economía, «que es lo que importa», ya lo dijo.

Pero, desde el punto de vista del Partido Popular, la sustitución de Rajoy por la señora Sáenz de Santamaría es ventajosa: su elocución es más vivaracha, mordaz incluso cuando se sulfura, y esto viene bien a los conservadores.

Por lo demás, en ese debate lo único que habrá que comprobar es quién resulta más convincente entre estos dos: Saenz de Santamaría o Albert ScreenShotRivera. 12045La verbosidad de Pablo Iglesias satura hasta los oídos más duchos en controversias electorales y Pedro Sánchez, demasiado previsible y monocorde, suele aburrir. Ello se debe a que ambos se expresan mediante consignas (Iglesias, como si recitara párrafos enteros de Los conceptos elementales del materialismo histórico de Marta Harnecker; Sánchez, más humanitario, suele poner voz a lo que subrayó en ¿Qué es el socialismo?, el manualillo de Felipe González); es decir, que no entusiasman, ni molestan, ni hacen pensar: sólo nos duermen.