Autismo en el mundo

Cada 2 de abril se celebra el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo. Anoche, por este motivo, aparecieron iluminados en azul muchos edificios y monumentos a lo largo del mundo.

ScreenShot

‘Concienciar’ es adquirir conciencia: no estamos solos, compartimos este frágil planeta con otras personas cuyas preocupaciones, deseos, tristezas y alegrías son básicamente como los nuestros. Esto es ‘con-ciencia’: ciencia o conocimiento compartido, bagaje emocional y raíz de la empatía, porque el otro es otro yo con el que puedo identificarme.

¿Habrá una conciencia universal? No somos místicos aquí, pero si la hay los autistas tienen un punto de vista, una riqueza con la que colaborar en ese patrimonio común, y ello es importante. Pero, para participar en lo de todos, hay que salir de uno mismo, exteriorizarse, y no hay otros incentivos para dejar el mundo interior que los que se recomiendan a las demás personas: la educación, la seguridad, el cariño y el respeto.

Contraposición al modo heraclíteo

Elemento ①

Texto en la portada de Granma, que no es un diario cualquiera sino el ‘órgano oficial del comité central del Partido Comunista de Cuba’. Fecha: sábado, 15 de agosto de 2015.

«Cuba se siente orgullosa de su ejecutoria en la garantía del ejercicio pleno de los derechos humanos».

Elemento ②

Tuit de El Nuevo Herald, ‘el mejor diario en español —según se autoproclama— de los Estados Unidos’. Fecha: jueves, 10 de diciembre de 2015, Día internacional de los Derechos Humanos.

1

Lo primero, orden en casa

El Papa Francisco, con Barack Obama. (Imagen: aldiadallas.com)

El Papa, contra la pena de muerte en EEUU. Perfecto. Pero no se vaya usted tan lejos, Santidad, a defender tal cosa. Convenza primero a los redactores del Catecismo de la Iglesia católica (1992), aún vigente, que escribieron:

«2267. La enseñanza tradicional de la Iglesia no excluye, supuesta la plena comprobación de la identidad y de la responsabilidad del culpable, el recurso a la pena de muerte, si ésta fuera el único camino posible para defender eficazmente del agresor injusto las vidas humanas.»

Los gobernantes americanos que mantienen la pena de muerte pueden hacerlo, de momento, en nombre de la misma doctrina católica que comparte usted con ellos. Sí, es lo que piensan sobre la pena de muerte: que es el último recurso de la sociedad para defenderse de algunos agresores.

Cinco comentarios sobre inmigrantes y refugiados

¿Fortaleza = no inmigración? No parece

A fin de justificar la impermeabilidad de las fronteras, David Cameron (n. Londres, 1966), el primer ministro británico, ha dicho: «Un país fuerte es aquel que controla la inmigración, no el que permite situaciones ilegales».

11846514_941657042559811_7471420547177268319_n

Imagen: ‘Noticias Cuatro’.

El aserto parece de dudosa verdad, sobre todo si recordamos el ‘crisol’ multiétnico de los Estados Unidos, país que se hizo fuerte y poderoso gracias al aporte de los inmigrantes. Sin embargo, es cierto que las aduanas existen… Si lo que se pretende es dejar pasar a cualquier persona, entonces debería pensarse en su desaparición, con los riesgos derivados de ello, porque no sólo pasaría gente honrada, deseosa de trabajar y prosperar, sino también narcotraficantes y otros delincuentes. Se trata, indudablemente, de un problema complejo.

(Facebook, 6 / agosto / 2015)

Son náufragos, no gaviotas

11825652_943117612413754_3626091529028588824_n

Cabezas en la superficie: una fotografía publicada por ‘El País’.

Angustiosa imagen en la portada de El País, el 8 de agosto de 2015, con una información en la que se dice: «Decenas de personas esperan su rescate tras el naufragio de un barco que salió de Libia el miércoles».

(Facebook, 8 / agosto / 2015)

‘Soluciones’ ACNUR

Dice ACNUR, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, lo que podría decir cualquier ONG, que «hay que ayudar a los países que envían emigrantes a Europa», pero no cita al ISIS, principal responsable de que esas personas necesiten ayuda y de que no puedan recibirla sin riesgo para los ayudadores; y tampoco dice lo fundamental: que las situaciones de pobreza se derivan de conflictos políticos internos, no de la solidaridad europea, que ha sido mucha y lo seguirá siendo.

11924550_10206645753519303_7548568013127055905_n

Imagen: ‘Al rojo vivo, programa de La Sexta’.

Algún día se enterarán en ACNUR de que el «We are the world, we are the children, we are the ones who make a brighter day» no sirvió para nada… o para nada bueno: engrosar los bolsillos de algunos dictadores africanos. Pero la cantinela sigue: ¡qué mala y poco acogedora es Europa!

(Facebook, 31 / agosto / 2015)

Un niño sobre la arena

11949275_1045965228769763_6719554294533821923_n

Fotografía del ‘Diario de León’: ciertamente la vemos, pero apenas podemos mirarla.

Forma parte de una mente sana aceptar la realidad, que no sólo es agradable, sino también hosca, violenta y cruel; pero ni con mil años de psicología positiva sería moralmente asumible lo que muestra esta imagen, y la indignación moral y la pesadumbre son también signos de equilibrio mental.

¿Es difícil solucionar el problema de los inmigrantes sirios, iraquíes y afganos llegados en masa a Turquía, Grecia, Macedonia, Hungría, Chequia y Austria? Seguramente; tanto al menos como inexcusable hacerlo. ¿Huyen de guerras y pobreza? Quién no lo haría, si pudiera, en su situación. ¿O es que es preferible una vida sometida al fanatismo diabólico del Estado Islámico? Desde luego que no.

Se necesitan ideas y remedios, y hay políticos que fueron elegidos para proponerlos: no deberían perder más tiempo. Para eso, entre otras cosas, cobran… y ya han muerto demasiadas personas.

(Facebook, 3 / septiembre / 2015)

Familia entre raíles

La portada de ABC con la que nos hemos amanecido este primer viernes de septiembre es impresionante en un sentido literal: nos impresiona no sólo visual sino personalmente el drama de estos refugiados procedentes de Siria, Irak, Afganistán y otros lugares.

Ello se debe a que los refugiados añaden un daño al propio de los inmigrantes: salir de su país no por un mero deseo de prosperidad, sino perseguidos. Y hay que recordar que el derecho de asilo está garantizado por nuestras leyes; es, por lo tanto, una obligación legal y no sólo moral el acogimiento.

abc.750

Portada de ‘ABC’ el 4 de septiembre de 2015.

Pero se siguen sin mencionar los motivos del éxodo, el porqué de la guerra en los países de origen, las persecuciones a los cristianos y otras minorías, el mal absoluto que constituye el Estado Islámico… Nadie querría vivir sometido a tales presiones y lo normal es huir; pero también los judíos huyeron, mientras pudieron, de los nazis y finalmente no bastó con que algunos países muy pocos los acogieran: hubo que combatir a Hitler.

(Facebook, 4 /septiembre / 2015)

Usos inadecuados de la libertad de expresión

mas-pitada-himno--644x362

Abajo, a la izquierda, risueña satisfacción del presidente de la comunidad autónoma menos libre de España por los pitos al himno nacional antes de un partido de fútbol en Barcelona (la imagen es de ‘ABC’).

No tengo duda: hacer pitar miles de silbatos en un estadio de fútbol justo en el momento en que suena el himno nacional es una muestra de libertad de expresión (como lo sería, por ejemplo, quemar en una pira las banderas de las 17 comunidades autónomas: todo muy libre y expresivo); más o menos la misma libertad que se echa en falta en los colegios de la región española donde está ese estadio… sin que ello suscite, sin embargo, las valientes pitadas de las masas, siempre tan domeñables por mandamases astutos.

Es igualmente un modo sui generis de libertad de expresión llamar ‘panchitos’ a los latinoamericanos, ‘maricones’ a los homosexuales y ‘trileros’ a los gitanos. Además, desdramatizar mediante la risa el holocausto judío resulta simpatiquísimo, según algunos, que pese a sus mofas aspiran a no perder su posición y privilegios, como si entre los ciudadanos no hubiera judíos y otras personas que pudieran sentirse ofendidas por semejantes motivos de chanza. Finalmente, los chistes en Twitter sobre víctimas del terrorismo mutiladas o las tres niñas de Alcácer que en 1992 fueron primero secuestradas y luego violadas, torturadas y asesinadas, son también, por lo visto, divertidísimas exhibiciones de un sentido del humor no por negro menos elogiable como ‘non plus ultra’ de la libertad de expresión.

Perfecto. Pero voy a hacer dos observaciones a estos amigos de la hilaridad y el entretenimiento siempre a costa de la desgracia ajena: 1º) ¿Habéis sido gitanos, gays, judíos o víctimas mutiladas en un colegio donde vuestros compañeros de clase hacen esos mismos ‘chistes’?; y 2º) ¿Se os ha ocurrido meditar si todo lo que PUEDE expresarse DEBE expresarse? Lo pregunto porque, en una sociedad culta y civilizada, las antedichas son pésimas muestras de libertad de expresión; las más reprobables, de hecho, por ofensivas, hirientes y, precisamente, poco ‘ejemplares’, no digamos ya ejemplarizantes, es decir, sugeribles como modelo de conducta a miles de internautas y telespectadores.